Brizna de Fumaroli

25 de junio de 2020 

“Una reanudación con el pasado que no sea de consumo turístico”. Marc Fumaroli, París-Nueva York-París. El tiempo, como una ambulancia. Él, amasando el arte con la poesía, la teología y el Derecho. Un presente sin instalaciones. Con el saber instalado -si acaso-. Más allá de la razón, o de quién la lleve esta tarde-noche. 

Brizna de Baja Edad Media

14 de junio de 2020

“Genserico quizás haya sido el primer rey bárbaro que realizó en su reino una organización enteramente feudal. La sociedad quedó dividida en dos clases: la de los señores vándalos, guerreros y dispensados de trabajos impuestos, y la de los siervos autóctonos, que eran romanos cultos y refinados, sin derecho a las armas ni a una representación legal, y ligados a la gleba (…) Nuestro hombre estaba tan lejos, no solo de la cultura sino hasta de la sospecha de toda cultura, que para él un romano culto no se diferenciaba de un romano ignorante, y ambos formaban parte de la misma categoría, la de los enemigos vencidos a quienes había que mantener en esclavitud”. Indro Montanelli y Roberto Gervaso, Historia de la Edad Media. Los bárbaros, quejumbrosos, disfrazados hoy de activistas, algunos con las intenciones mejores, nunca construyeron sociedad próspera. Antonio Escohotado sitúa el origen de esta línea rebelde en Esparta -frente a Atenas-. Le siguen, de un lado, la cristianización del Imperio Romano, en línea con la República de Platón, y del otro, el Imperio de César. Por un lado, la demagogia y la violencia; por el otro, la libertad, la igualdad jurídica y la clase media. Después del vándalo Genserico, Montanelli, a quien hoy los castos no perdonan, años ha, su matrimonio con una menor, se ocupa de la Edad Media, la misma que Escohotado explica tan bien: en el lado a, había asaltos de fincas, de castillos y de ciudades, había guerras de campesinos y el pueblo trabajaba a cambio de seguridad; en paralelo, lado be, había un proyecto más o menos ilustrado que proponía el comercio, es decir: cobrar por trabajar; lo que permitió a unos cuantos desertar de su gleba. “El esclavo está desmotivado. El esclavo es el trabajador más ineficaz que se pueda imaginar”. La línea llega hasta hoy, con los que hablan de racismo sin saber qué es, y, en nombre de la libertad, aspiran a censurar cineastas, películas, canciones y lo que se ponga por delante. Aquellos que pintarrajean las estatuas y las quieren derrocar, socavan, o buscan hacerlo, sin saber, los cimientos mismos de la civilización.

Brizna de ballenas

6 de junio de 2020

“El arte ha de sobrevivir al gusto de su época”. Jaume Plensa. El presente es un corsé. Quienes se aferran al realismo deberían, también, vestir miriñaques, chaquetillas de alamares, pantalón de trabilla. “Publicar no es el problema de la escritura”; “exponer no es el problema del arte”. El problema del arte es el arte mismo. Un movimiento que algunos buscan detener.

Brizna de objetivismo (II)

27 de mayo de 2020

“Cuanto más miras una cosa / más se transforma”. Anne Michaels. Especialmente cuando parece quieta.

Brizna de contratletismo

16 de mayo de 2020

“La espera sirve para irte construyendo. Haces un nido con ella. La espera es un trabajo”. Clara Janés. Ayuda a no salir movido en las fotos. El que corre llega el último.

Brizna de seis doble

7 de mayo de 2020

“Al comienzo del encierro tuve la curiosidad de saber cómo acabarían varios tsundokus [pilas de libros sin leer que uno tiene en casa, normalmente en columnas de inestable equilibrio]. Tenía la ilusión de que alguno desapareciera. He leído bastante (…) y he releído (…) Los tsundokus han aumentado (…) y cambiado de sitio. Si antes había dos en el pasillo y otros dos en el estudio más uno arrinconado en una habitación a oscuras, ahora ocupan gran parte del pasillo, el estudio, el salón, la habitación y amenazan con instalarse en el balcón”. SR GS. Los cuadernos de la vida quieta. Las plagas son indómitas. En el dominó de los libros nadie cierra las partidas. Ponerse con ellos supone derribar una ficha que arrastra las demás en cadena. Cuando haces como que has terminado e intentas guardar las piezas, descubres que en la caja ya no hay sitio. Cada vez menos. Como tiempo en la vida.

Brizna de la tabla del dos

28 de abril de 2020

“Al que me quiere como dos, le quiero como catorce”. Galdós, Fortunata y Jacinta. Exageración, virtud teologal. Galdós sólo me gusta cuando abandona el realismo.